Revista Dentistas Noviembre 2021 Nº 52

 

dentistas_52_WEB-1.jpg

 

 

En la actualidad, atribuir la prevención sanitaria de manera exclusiva a los sistemas de salud es un claro error, entre otras razones, no solo por la limitación de sus recursos económicos, sino por su falta de control sobre los factores determinantes sociales de la salud, que son los que, en definitiva, establecen el estado sanitario de una población. Por eso es tan importante el rol de una comunidad y de todas las instituciones que la integran, para corregir las brechas y desigualdades que bloquean el acceso a la información sobre la salud que, al tiempo, permiten abrir infinitas posibilidades para promover la educación, la prevención y el control de las enfermedades, mejorando los hábitos y los estilos de vida saludables.

Las campañas que, de manera periódica, organiza el Consejo General de Dentistas son una clara demostración de cómo una institución se convierte en una emprendedora en salud, que no solo desea aumentar la información que ofrece a los ciudadanos, sino también mejorar directamente su salud, lo que a su vez beneficia a cada uno de los profesionales que lo integran. Estas campañas suponen, además, un núcleo de vertebración de la propia profesión al conseguir que todos intentemos alcanzar el mismo objetivo: mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos que, al fin y al cabo, es el faro que guía la conservación de nuestra sociedad. Todas las campañas son revisables y mejorables, pero las encuestas realizadas al finalizar las mismas evidencian su clara utilidad, su aceptación por la inmensa mayoría de los profesionales y el deseo de mejorar entre todos su capacidad de difusión.

No podemos cerrar este editorial sin comunicaros la triste noticia del fallecimiento de nuestro compañero Alejandro López Quiroga, expresidente del Colegio de Lugo y miembro del comité ejecutivo. Aunque esperábamos este fatal desenlace tras su cruel enfermedad, nos ha golpeado a todos como amigos y compañeros, y nos ha dejado un profundo vacío, porque Alejandro era una buena persona, volcado en su profesión, preocupado por nuestros actuales problemas y con una clara vocación institucional hacia la gestión de la Odontología. Sabemos que seguiremos contando con su ayuda y colaboración desde la estrella en la que ya se encuentra. Descanse en paz.

 

VERSIÓN ELECTRÓNICA