Revista Dentistas 4º Trimestre 2016 Nº 24

Los premios que dignifican la profesión

La Gala Anual de la Odontología española no es solo una convocatoria lúdica cuyo objetivo es intercambiar convencionalismos sociales, sino que ha conseguido transformarse, de manera progresiva, en un acto de reconocimiento y agradecimiento a todos aquellos profesionales e instituciones que aportan experiencia, honestidad, innovación y prestigio a nuestra común profesión.

Por vez primera han sido reconocidas dos mujeres, Nuria Vallcorba Plana y Silvana Escuder Álvarez, con los máximos galardones que otorga la organización colegial, confirmando así la clara y lógica evolución que ha experimentado nuestra profesión en estos últimos años.

La Dra. Nuria Vallcorba, premio Santa Apolonia, no solo ha sido premiada por su entrega, vocación y experiencia en el ámbito de la Periodoncia, sino por representar a ese conjunto de profesionales que derribaron muros cuando existían distancias, acercaron idiomas cuando no existían intercambios y supieron anteponer el bien común de un proyecto al propio beneficio personal.

La Dentista del Año, la Dra. Silvana Escuder, encarna los nuevos valores que la Odontología actual ha aportado a nuestra profesión, en forma de compromiso, solidaridad, altruismo y generosidad. Ningún tiempo pasado fue mejor y la senda que en la actualidad están labrando alguno de nuestras jóvenes profesionales, marcará el camino que orientará en un futuro, la nueva profesión que entre todos, estamos diseñando.

No podemos dejar de mencionar el reconocimiento que el Consejo ha otorgado al Dr. José Manuel Álvarez Vidal, quién dirigió con honestidad y eficacia el Colegio de Dentistas de Pontevedra- Orense, y cuya virtud principal ha sido la prudencia aplicada a la gestión colegial y su deseo de guiar su actividad como presidente, alejado de conflictos y otros intereses.

También ha sido reconocido como Miembro de Honor, el Dr. Francisco Rodríguez Lozano, no solo por su dilatada actividad como miembro del Consejo General, sino especialmente, por su tenaz actividad en los comités nacionales e internacionales de lucha contra el tabaquismo. En su dilatada actuación internacional, no solo queda su nombramiento como miembro del Consejo Europeo de Dentistas, sino su vinculación permanente con la salud oral de todos los europeos.

En definitiva, detrás de este acto institucional del Consejo General, existe el reconocimiento y el agradecimiento de una profesión hacia unos valores que la dignifican y que la diferencian claramente del mercantilismo que muestran todos aquellos que creen que el euro es el único valor que pueden intercambiar los seres humanos.