Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Como utiliza Consejo Dentistas las cookies

Una cookie es un pequeño fragmento de texto que los sitios web que visitas envían al navegador y que permite que el sitio web recuerde información sobre tu visita, como tu idioma preferido y otras opciones, lo que puede facilitar tu próxima visita y hacer que el sitio te resulte más útil. Las cookies desempeñan un papel muy importante, ya que sin ellas el uso de la Web sería una experiencia mucho más frustrante.

Consejo de Dentistas utiliza cookies con diversos fines, entre los que se incluyen recordar tus preferencias, contar el número de visitas que recibimos para acceder a una página, ayudarte a registrarte en nuestros servicios y proteger tus datos.

Una parte o la totalidad de las cookies identificadas a continuación se pueden almacenar en tu navegador. Puedes ver y administrar cookies en tu navegador (aunque es posible que los navegadores para dispositivos móviles no ofrezcan esta visibilidad).

Notas de Prensa Consejo

 

El carbón activado conlleva riesgos para la salud bucodental

  • El Consejo General de Dentistas alerta sobre los efectos negativos que puede provocar este producto en los dientes y encías.

 

 

Madrid, 24 de febrero de 2020. La obsesión por la estética y por lucir unos dientes artificialmente blancos han permitido que las recomendaciones de los llamados influencers vayan calando en determinados núcleos de la sociedad a pesar de no tener ninguna evidencia científica. Es el caso del carbón activado. Las redes sociales están plagadas de vídeos de personas que se cepillan los dientes con este producto “milagro”, asegurando que elimina las manchas y blanquea el esmalte de una forma rápida y económica.

El presidente del Consejo General de Dentistas, el Dr. Óscar Castro Reino, advierte de que estas afirmaciones son falsas y añade que el uso de carbón activado en los dientes puede suponer graves problemas para la salud bucodental, pues se trata de un material obtenido a partir de un proceso químico con cáscara de coco que resulta ser muy abrasivo para el esmalte de los dientes.

“El carbón activado tiene una gran capacidad abrasiva, es como si nos pasáramos una lija por los dientes. Al desgastar el esmalte natural se producen varios efectos: queda a la vista la dentina, cuyo color es más amarillento que el esmalte; aumenta la sensibilidad dental, puesto que los nervios de los dientes estarán más desprotegidos; además, las encías también pueden quedar dañadas”, explica el Dr. Castro Reino.

En cuanto a las imágenes que publican los influencers del antes y el después de haber usado el carbón activado, el presidente del Consejo General de Dentistas declara que no es más que un efecto óptico: “Te ves los dientes negros y al enjuagarte da la impresión de tenerlos más blancos, evidentemente. Pero la realidad es que no hay blanqueamiento”.

Cómo blanquearse los dientes de una forma segura

El Dr. Castro insiste a la población en que los dientes no son de un color blanco puro, sino de un tono marfil que depende de factores genéticos y del estilo de vida de cada persona. Así, una higiene oral deficiente y el consumo de determinados productos pueden alterar la tinción dental. “Lo primordial es mantener una buena salud bucodental, cepillándose los dientes como mínimo dos veces al día con pasta dentífrica fluorada y acudir a revisiones periódicas con el dentista quien, además, es el profesional indicado para asesorar sobre los diferentes tipos de blanqueamiento dental que existen”, señala el Dr. Castro.

No hay que olvidar que el blanqueamiento dental es un proceso sanitario que tiene que ser realizado bajo la supervisión de un dentista. Además, antes de someterse a este tratamiento, hay que hacer una revisión bucodental al paciente para descartar cualquier patología, como caries o problemas en las encías.

Por último, el Dr. Castro señala que “el dentista debe estar capacitado para manejar los agentes blanqueadores que se utilizan para este tratamiento -peróxido de hidrógeno y peróxido de carbamida- siguiendo un protocolo adecuado de diagnóstico, planificación del procedimiento y mantenimiento de los resultados”. Del mismo modo, el profesional tiene que conocer las contraindicaciones y posibles riesgos para comunicárselos al paciente, por ejemplo, alteraciones gingivales y sensibilidad dentaria.