Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Como utiliza Consejo Dentistas las cookies

Una cookie es un pequeño fragmento de texto que los sitios web que visitas envían al navegador y que permite que el sitio web recuerde información sobre tu visita, como tu idioma preferido y otras opciones, lo que puede facilitar tu próxima visita y hacer que el sitio te resulte más útil. Las cookies desempeñan un papel muy importante, ya que sin ellas el uso de la Web sería una experiencia mucho más frustrante.

Consejo de Dentistas utiliza cookies con diversos fines, entre los que se incluyen recordar tus preferencias, contar el número de visitas que recibimos para acceder a una página, ayudarte a registrarte en nuestros servicios y proteger tus datos.

Una parte o la totalidad de las cookies identificadas a continuación se pueden almacenar en tu navegador. Puedes ver y administrar cookies en tu navegador (aunque es posible que los navegadores para dispositivos móviles no ofrezcan esta visibilidad).

Notas de Prensa Consejo

 

Los piercings en la lengua y en los labios pueden suponer importantes complicaciones para la salud bucodental

  • El Consejo General de Dentistas advierte que estos accesorios pueden causar muchos problemas en la cavidad oral, como fracturas y fisuras en los dientes, hipersalivación, traumatismos e infecciones graves.
  • En el caso de llevar piercings en la boca, se recomienda extremar las medidas de higiene y consultar al dentista para evitar cualquier infección.

Madrid, 19 de abril de 2018.- Muchos jóvenes deciden ponerse un piercing en la lengua o en los labios, sin ser conscientes de que este accesorio es uno de los factores de riesgo más importantes para la salud bucodental. En este sentido, el Consejo General de Dentistas alerta sobre las consecuencias que puede tener el uso de los piercings en la cavidad oral.

- Fracturas y fisuras dentales: frecuentemente, las personas con piercings intraorales adquieren el hábito de morderlos y jugar con ellos empujándolos contra los dientes, lo que puede producir fracturas y fisuras en el esmalte dental. De hecho, la mayoría sufre alguna pérdida de su estructura dental.

- Hipersalivación: los piercings en la cavidad oral, sobre todo en la lengua, producen esta alteración que puede ser muy incómoda y molesta.

- Retracción de las encías: si el piercing se coloca en el labio inferior provocará la recesión de las encías en la cara vestibular de los incisivos inferiores. Si el piercing se hace en la lengua, es normal que cause retracciones en las encías de los incisivos anteroposteriores.

- Infecciones: al ser un entorno húmedo, en la boca se reproducen cientos de bacterias, por lo que es necesario emplear las medidas higiénicas adecuadas en el momento de hacer el piercing y también después. Si no se cumplen estas pautas se puede desarrollar una infección local que podría llegar al torrente sanguíneo y alcanzar a otros órganos. Algunas de estas infecciones pueden ser tan graves como el VIH y la hepatitis B.

- Traumatismos: al perforar la lengua, se puede dañar el nervio y ocasionar la pérdida de sensibilidad de la misma de forma temporal o permanente.  Además, la lesión de este nervio puede provocar un gran dolor, la pérdida del sentido del gusto y dificultar el habla.

- Cicatrices queloides: las cicatrices que dejan los piercings son abultadas y fibrosas que pueden ser dolorosas al tacto y no se pueden abordar quirúrgicamente. Siempre queda marca.

 

Recomendaciones

Si a pesar de las advertencias citadas anteriormente se opta por usar un piercing en la cavidad oral, el Consejo General de Dentistas recomienda lo siguiente:

- Hasta que haya cicatrizado, hay que evitar el tabaco, el alcohol y las grasas.

- Utilizar enjuagues antisépticos indicados por el dentista.

- Cuidar la higiene del piercing, manteniéndolo limpio y libre de restos de comida y bebida.

- Con las manos limpias, comprobar periódicamente el ajuste del piercing para evitar atragantamientos o asfixias.

- Retirar el piercing si se practica algún deporte de contacto o usar protectores bucales.

- Acudir al dentista en el caso de que aparezca una infección en la zona del piercing para que indique el tratamiento más adecuado en cada caso.

Profesión en Cifras

Información de contacto del dpto. de comunicación

Publicaciones del Consejo

Publicaciones de las Sociedades Científicas

El Consejo en Twitter

Consejo Dentistas

RT @maxillaris_sp: El doctor Llodra nos habla de las Clínicas en Odontología basadas en la evidencia científica. ¿Quieres saber en qué consi…

Consejo Dentistas

Una clínica en Ferrol, previamente Vitaldent, cierra sin previo aviso dejando a pacientes con tratamientos sin fina… https://t.co/OhcBL1O7Ht

Descargables del Consejo